Home

Las enseñanzas

Antes de que se derrumben mezquitas y minaretes no habrá muchos derviches alrededor.
Hasta que la fe se convierta en “herejía” y la herejía en fe, nadie será musulmán.
Rumi.

No soy judío, no soy cristiano, no soy musulmán, no soy de oriente ni de occidente, ni de la tierra ni del mar
porque mi sitio es estar sin sitio y mi huella es no dejar huella ya que pertenezco al corazón del AMADO.
Rumi.

El Maestro

El maestro es el acontecimiento que se da entre una pregunta y una respuesta

Se dice que, en cierta ocasión un conocido de Sócrates,
el filósofo griego, se acercó a él para comentarle lo siguiente;
¿Sabes de qué me enteré sobre fulano?. Antes de escuchar el comentario, Sócrates dijo; «espera un momento, pasemos lo que me quieres
comentar por lo que yo llamo el triple filtro» Primero; ¿estás seguro de que el comentario es totalmente cierto? El conocido reconoció que no tenía la seguridad, tan sólo lo oyó decir a otros. En segundo lugar, preguntó Sócrates, ¿lo que me quieres decir sobre fulano es algo bueno?.

¡No, no! respondió el otro, en absoluto, más bien es lo contrario. Entonces, dijo Sócrates, el comentario es malo y
no tienes constancia personal de su veracidad. La tercera cuestión es esta otra; ¿lo que quieres decirme es bueno para mí? Pues no lo creo, tan sólo te informo de un comentario que circula. Sócrates concluyó; Si no tienes evidencia personal de tu comentario, ni es algo bueno, ni me beneficia en nada pero perjudica a la otra persona,¿por qué querría yo  saberlo? Esta enseñanza atribuida a Sócrates es una constante en las tradiciones originales del Islam.